sábado, 20 de noviembre de 2010

ABEL INFANZÓN


En diciembre de 2002 creí que Abel Infanzón volvía, llegó Antonio Burgos.
Hoy sería necesario un nuevo Abel Infanzón defensor de nuestro patrimonio cultural.


CASCO ANTIGUO
ANTONIO BURGOS



ABEL IFANZÓN




De nuevo veo con alegría la vuelta de Abel Infanzón. En un periódico de tirada regional que tan gratos recuerdos me trae. Me evoca tiempos de romanticismo, donde la lucha por todo lo sevillano era causa común de todos los que habitaban “la ciudad de la gracia” como dijo José María Izquierdo o de la “guasa”, como dice quien escribe en nombre de de Abel Infanzón que no es otro que D. Antonio Burgos.
El mismo que desde las páginas de ABC de Sevilla y con el Título de “Casco Antiguo”, bajo el nombre de Abel Infanzón, durante gran parte de los años setenta y primero de los ochenta, hizo su peculiar transición de recobrar la memoria de los sevillanos, haciéndonos recordar muchas cosas que perdimos y otras que estábamos a punto de perder.. En unos momentos donde no había asociaciones de defensa del patrimonio histórico ni leyes de protección.
Y es que a Don Antonio se le nota el gran amor que siente por Sevilla.. De ahí la gran cantidad de su ciudad ingente de artículos y obras dedicadas a la ciudad de la Giralda. Él es, en gran parte, responsable de que ocurra un fenómeno tan singular que trae de cabeza a muchos foráneos cuando visitan nuestra ciudad y se acercan a la librería del Corte Inglés, y ven atónitos con existe un apartado mayor que el resto de toda las zona dedicada a publicaciones, con el nombre de temas sevillanos, y donde se agolpan todos los clientes . Y para colmo son los que más se venden.
No hablemos de cuando se ponen a ver la televisión y sólo encuentran emisoras locales,y que además, son las que más audiencia tienen en Sevilla.
Sin darnos cuenta, nuestra ciudad ha pasado a convertirse en un modelo de ciudad, aunque como capital de una importante región de España ha crecido y se ha desarrollado en consonancia con los tiempos . Esto no ha sido motivo para perder su carácter de ciudad singular con tradiciones y de fuertes raíces históricas. Cosa que no ha ocurrido en otras ciudades españolas, donde poco a poco ha ido perdiendo su identidad histórica, para convertirse en calcos unas de otras como ejemplo es el nombramiento de hijo adoptivo por parte del Ayuntamiento de Cádiz, que para mi es un ejemplo de hermandad entre Sevilla y “La Tacita de Plata”.
Lo malo de todo esto es que en la capital Hispalense, por desgracia, tenemos sevillanos que aún no saben descifrar lo que significa el No8Do.

LA VOZ DE SEVILLA
MIÉRCOLES 11 DE DICIEMBRE DE 2002

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchisimas gracias por el comentario, amigo Orce. Si volviese Abel Infanzón...se moría del susto al ver lo que han hecho con Sevilla.- ANTONIO BURGOS

El rincón de Alfonso dijo...

Este artículo se lo dedico a la gran labor realizada por D. Antonio Burgos en defenza de la cultura sevillana. Creo que se merece un reconocimiento por su trabajo con el seudónimo de Abel Infanzón.
Un saludo, amigo Antonio.